Castigado, solo y encerrado con llave muere niño en Hogar del Sename

La muerte del niño de 4 años Luis Maicol Lara Álvarez, en la tarde del 29 de octubre del 2013, ha sido una de las historias emblemas de la impunidad. Alrededor de las 20:00 horas de ese día se inició un incendio en la habitación donde se encontraba castigado solo y encerrado con llave, falleciendo éste en el interior. Sólo un par de meses antes a este siniestro, en el mismo hogar se había generado otro incendio.


El pequeño Luicito no tuvo la oportunidad de crecer, condenado por ser pobre, un tribunal lo sacó de un ambiente para protegerlo, para enviarlo a una muerte trágica

Recién en noviembre de 2017 fueron imputadas  por cuasi delito de homicidio la educadora de trato directo; Ivonne Palacios y la directora del Centro Aldea SOS Antofagasta Carla Albornoz. Pese a lo anterior y a un largo historial de denuncias, la señora Albornoz con el apoyo de la ONG sigue en su cargo, en una muestra de la impunidad e imprudencia frente a las acusaciones tan graves como lo son la vulneración de derechos del Niño.

El pequeño Luicito no tuvo la oportunidad de crecer, condenado por ser pobre, un tribunal lo sacó de un ambiente para protegerlo, para enviarlo a una muerte trágica y en donde el Estado no le dio  la posibilidad de buscar otras redes apoyo, pero por sobre todo por caer en uno de los Organismos Colaboradores más mencionados en informes y más cuestionados por numerosas situaciones de abusos en sus residencias, y que participa hoy en la construcción del nuevo servicio de protección de la niñez de Piñera como expertos.

Me provoca una inmensa tristeza la muerte del pequeño, pero también indignación de las autoridades que sin ningún rigor, sin ningún cuestionamiento “intentan” solucionar el tema de la vulneración de derechos, con los mismos actores cuestionados, con los mismos que jamás han pedido perdón a las víctimas y con los mismos, que siguen en sus puestos pese a tanto horror y fracaso en sus políticas de cuidados.

Esto es Chile, el país en donde miles de muertes y abusos sexuales a niños y niñas no son razón suficiente para evaluar a quienes por acción u omisión estaban a cargo de niños, niñas y adolescentes al momento de ser agredidos en las residencias, buscando incluso otorgar mas recursos.

Mientras sigamos con autoridades que permitan y avalen que personas así, sigan a cargo de niños y niñas, por más que el modelo cambie, todo fracasará. Chile no podrá garantizar derechos, mientras siga con la lógica de proteger al   abusador.